LA GRAN TRANSFORMACIÓN 

La fotografía de fondo corresponde al quemador que forma parte del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) de Petramás. La innovación ha convertido la basura en un activo.

¿Tiene usted idea de lo que representan 240 mil toneladas de basura? Lo suficiente para llenar el Estadio Nacional, de tope a tope, 40 veces. Pues esa es la cantidad de residuos sólidos que recibe Petramás, cada mes, en los tres rellenos sanitarios que posee en Lima. 

¿Y se imagina lo que significa tratar y enterrar esos desechos durante décadas bajo la ciudad? Pues un problema que Jorge Zegarra Reátegui, fundador y presidente de Petramás, convirtió en una oportunidad, iniciando una revolución en el manejo de residuos sólidos en el Perú, con un extraordinario impacto en la protección medioambiental y la salud pública.  

Escribe Catherine Lanseros

Actualmente, Petramás tiene a su cargo la recolección y disposición final de los residuos de gran parte de los distritos limeños, una abultada cartera alcanzada a lo largo de los años en los que fue ganando terreno frente a su competencia, compuesta por experimentadas empresas extrajeras. 

Jorge Zegarra atribuye este éxito a una apuesta genuina por la innovación tecnológica, que a lo largo de los 25 años de existencia de su compañía, tuvo dos grandes hitos. 

Contra el viento 

“La primera (innovación) es que revolucionamos la operación de rellenos sanitarios. Innovamos en la operación a través de una serie de modificaciones a la metodología de disposición de residuos sólidos; nos fuimos contra todos los manuales, ¡ninguno reconocía lo que hacíamos! Sin embargo, hoy en día (nuestro método) es tomado como ejemplo para reducir costos operacionales en otros países. Eso nos permitió ofrecer los precios más bajos del mercado. Cuando Petramás entra a Lima, el costo por disposición final de residuos sólidos era de casi 12 dólares al tipo de cambio de la época. Hoy en día veintitantos años después, no pasa de 5 dólares. Eso ha sido bueno para el mercado, la ciudad y los usuarios… Como resultado, en la ciudad de Lima y el Callao se ha formalizado la disposición final de residuos sólidos en un 97%”, detalla Jorge Zegarra.

fullsizeoutput_187b

La ola verde

En el año 2006, con la entrada en vigencia del Protocolo de Kyoto que entregaba bonos de Carbono a cambio de la reducción de gases de efecto invernadero, llegan al Perú una serie de empresas europeas que ofrecían a los empresarios peruanos la asesoría necesaria para acceder a esos bonos que, en buena cuenta, se convertían en dinero contante y sonante. “Se dieron las propuestas más inverosímiles y muchos desarrolladores de proyectos fueron estafados por estos modernos piratas. Nosotros fuimos una de las pocas empresas en el tercer mundo que decidimos hacer nuestro propio proyecto de mecanismo de desarrollo limpio. No que lo hagan otros y nosotros cosechar lo poco que nos podían dejar, sino que luego de concursar todo lo que se había hecho en el mundo en este tema, decidimos asumir el reto y hacerlo nosotros mismos… ¡Y así fue! Ya hemos generado casi 3 millones de bonos de carbono y evitado que igual cantidad de toneladas de CO2 sean expedidas al medio ambiente. De hecho somos uno de los principales proyectos del país en la Lucha Mundial contra el Calentamiento Global”, explica Zegarra.

Innovar o morir  

Y aunque se cuenta fácil, implantar el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) en el relleno sanitario de Huaycoloro fue un verdadero desafío. Pues bien, para hacerlo debían perforar más de 300 pozas de succión de biogás, pozas que fueron el primer gran dolor de cabeza de Zegarra y su equipo de ingenieros peruanos: “Perforar en basura no es lo mismo que perforar pozos de agua, requiere equipos especiales; unos taladros enormes que entonces no existían en Perú y traerlos era casi imposible. Entonces decidimos hacer nuestros propios pozos, ¡a la manera de Petramás! Pozos totalmente distintos a los que se empleaban en mecanismos de desarrollo limpio. Un pequeño ejemplo: una poza convencional debe tener 80 centímetros de diámetro, y las nuestras tienen 10 metros de diámetro. Había una diferencia sustancial, pero tuvimos que hacerlo para poder adecuarnos a nuestra realidad y a los equipos con los que sí contábamos, y el resultado ha sido un éxito. En la evaluación del periodo 2014-2016 que se hizo para la certificación de bonos de carbono, el relleno sanitario Huaycoloro y las operaciones de Petramás se llevaron más bonos de carbono que otros rellenos de Sudamérica, pese a que algunos son dos o tres veces más grandes como el de Argentina que recibe 15 mil toneladas día o el de México que recibe 20 mil toneladas día (el de Petramás recibe 8 mil toneladas día). Sin embargo nuestra operación fue mas eficiente y yo creo que eso es fruto de estas innovaciones que nos atrevimos a hacer, nuestro éxito ha demostrado que seguimos el camino correcto,” señala Jorge Zegarra.  

La basura como activo 

Cuando Zegarra decidió correr la ola verde, también se impuso la misión de reducir el volumen de los residuos sólidos optando por una solución que a la vez les diera un valor, al ser usados para crear un nuevo modelo de negocio que proveyera a la población de un nuevo activo, que en este caso fue la electricidad. Y la oportunidad llegó en el año 2009, cuando el gobierno peruano convocó a la “Primera Subasta para el Suministro de Energía Eléctrica, con Recursos Energéticos Renovables (RER) al Sistema Eléctrico (SEIN)”. “Ya teníamos el gasoducto, ya teníamos el flare, ya teníamos la estación de succión… -recuerda Zegarra-. El paso de la generación de energía eléctrica ya no era muy largo, era como tener el 50% de la operación ya hecha y decidimos dar un paso adelante. Modificamos nuestro PBE (precio básico de energía) dentro del tema de mecanismos de desarrollo limpio e incluimos el tema de generación de energía eléctrica”.

Al año siguiente Petramás obtuvo la buena pro para suministrar energía eléctrica por 20 años al Estado Peruano por 28 295 MWh al año, y en el 2011 puso en marcha la Central Térmica de Biomasa Huaycoloro, compuesta por 250 pozos de captación de biogás; un gaseoducto de 15 km y una moderna estación de succión y quemado automatizada. Este fue un verdadero hito no solo para Petramás sino también para el país, pues transformar la basura en energía eléctrica no es sólo una nueva oportunidad económica, es también y sobre todo, una solución en términos de descontaminación, protección medioambiental y de salud pública. 

“Fuimos el primer proyecto de energía eléctrica a partir de la basura. No había antecedentes, así que no se sabía cómo iban a reaccionar los equipos. Los primeros años fueron complicados por la falta de expertise, sin embargo asumimos el reto con responsabilidad, con eficiencia, con productividad, con éxito y hoy en día tenemos tres termoeléctricas funcionando y una cuarta que está en camino, que será inaugurada el 15 de abril en el Callao, donde operamos el relleno sanitario modelo”, anuncia Zegarra. 

¿Y el resto del Perú?

Aunque no está muy visibilizado, nuestro país tiene un problema sanitario gigantesco. Más de la mitad de regiones no cuentan siquiera con un relleno sanitario, por lo que la basura se acumula en inmensos botaderos que son foco de contaminación y enfermedades que afectan a la población. Un problema imposible de resolver si no se cambian algunas cosas, y pronto. 

Construir un relleno sanitario de calidad -y más aún, con una planta de biomasa- es casi imposible en la mayoría de regiones por los exiguos recursos con los que cuentan las municipalidades. Este problema subsiste desde los años 90, cuando el enfrentamiento entre Alberto Andrade y Alberto Fujimori, hizo que este último excluyera el cobro de arbitrios municipales del recibo de luz, lo que originó que la tasa de recaudación de las comunas cayera dramáticamente, sin poder recuperarse hasta el día de hoy. “En provincias la recaudación de arbitrios casi no llega ni al 30%, entonces es difícil exigirle a un alcalde una buena operación si no tiene presupuesto, porque en el tema de este servicio público, a diferencia de otros servicios que brinda el Estado, no hay una transferencia de partida del Gobierno Central al gobierno municipal para que ejecute un servicio bajo determinados parámetros,” precisa Zegarra.  La solución entonces estaría en manos del Estado, aunque la responsabilidad recaiga ahora en las municipalidades distritales del país.  

En cuanto a la generación de energía, el tema parecería más complejo para las provincias porque se necesita una gran masa de basura acumulada, de al menos un millón de toneladas, sin embargo un plan bien pensado podría dar viabilidad al proyecto, juntando basura de varias regiones. Suecia, por ejemplo, destina el 50% de sus residuos sólidos a la generación eléctrica e importa basura de países vecinos para cubrir la capacidad de sus plantas porque le sale más económico que la generación con los combustibles tradicionales.  Para Zegarra, la principal solución para la disposición final de residuos sólidos en provincias pasa por los rellenos sanitarios, más que por la biomasa, sin embargo señala que se podrían construir pequeñas plantas: “En las ciudades de provincias que tienen alrededor de un millón (de toneladas de basura), podríamos aspirar a tener termoeléctricas de dos megas, un mega y medio… Creo que son proyectos interesantes porque, fundamentalmente lo que van a evitar es que el metano sea expedido al medio ambiente. En cuanto a generación de electricidad, la cuota que aportarán será muy pequeña”.

El factor precio

Si bien los avances tecnológicos de la última década han bajado sustancialmente el costo de la producción de electricidad con energías renovables, la biomasa aún fluctúa entre los 75 y los 80 dólares, montos por encima de lo que cuesta la generación solar, hídrica o con fósiles como el gas natural. Sin embargo, evaluar la conveniencia de generar con biomasa sólo a partir del precio del megavatio hora, sería ver la rama y no el bosque, pues en este caso, sus impactos más importantes tienen que ver con la protección del medio ambiente y de la salud pública, pues como es bien sabido, las grandes acumulaciones de desechos emanan gas metano, un gas de efecto invernadero y que incluso contiene sustancias cancerígenas. 

Sirva entonces compartir la experiencia de Jorge Zegarra y Petramás no solo como fuente de inspiración para avanzar hacia soluciones innovadoras que conduzcan nuestras empresas hacia el éxito y la prosperidad, sino también como una oportunidad para llamar la atención sobre un problema nacional tan grande, que no podemos dejar sólo en manos de los municipios distritales del país, sino que necesitará del urgente concurso de alcaldes, Estado, empresas y ciudadanos. 

La historia de Petramás 

1994 Se funda Petramás, empresa dedicada a la gestión integral de residuos sólidos. Inicia su operación con Huaycoloro, el primer relleno sanitario privado de Lima.  

2003 Tras una asociación público privada con la municipalidad del Callao, asume el control del botadero “La Cucaracha”, convirtiéndolo en un relleno sanitario “modelo”. 

2007 Implementan el Proyecto de Mecanismo de Desarrollo Limpio, para reducir la emisión de 2M de toneladas de CO2 en 7 años.  

2009 Puesta en marcha del Relleno Sanitario de Seguridad para el servicio de tratamiento y disposición final de residuos peligrosos y hospitalarios.

2010 Obtienen la buena pro en la I Subasta de Energías Renovables para el suministro de energía eléctrica con biomasa.

2011 Puesta en marcha de la Central Térmica de Biomasa Huaycoloro, la primera planta de generación de energía eléctrica a partir de la basura en el Perú. 

2012 Lanzamiento de un proyecto de Mecanismo de Desarrollo Limpio en el Relleno Sanitario Modelo del Callao. 

2019 El próximo 14 de abril se inaugurará la Central Térmica de Biomasa del Callao. 

Claves 

Petramás se dedica a la gestión integral de residuos sólidos. 

Es una empresa privada, de capital peruano.

Tiene 2 plantas procesadoras de residuos sólidos: el relleno sanitario de Huaycoloro, que incluye el relleno sanitario de Seguridad de Residuos Peligrosos y Hospitalarios, y el relleno sanitario Modelo del Callao.

Cuenta con mas de 2500 trabajadores y una extensa flota de maquinaria pesada y camiones de recolección de residuos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s