La estrella del Amazonas

Por Jackeline Reyes

Único en su especie y visto solo en esta parte del mundo, el Fab Lab Flotante del Amazonas está preparándose para zarpar. Este impresionante laboratorio abierto tiene por objetivo desarrollar innovación y negocios disruptivos aplicando metodologías colaborativas mientras navega por las aguas del río más largo del mundo.

Pero si lo que imaginaste fue un barquito lleno de científicos con lentes en batas blancas y mirando a través de sus microscopios, lamentamos -o nos alegra- decirte que no puedes estar más equivocado. Justamente la razón de ser del Fab Lab Flotante es abrir las puertas de la innovación a todos, reuniendo así a comunidades indígenas, estudiantes, organizaciones locales y aficionados por la ciencia. En otras palabras, democratizar las plataformas tecnológicas para crear soluciones locales a los problemas de la Amazonía.

El director del proyecto, Benito Juárez, nos cuenta que la idea nació luego de un congreso mundial de fab labs, donde él y su equipo decidieron crear un proyecto que fuese representativo para la región y al mismo tiempo tenga un gran impacto social. “Pusimos todas las variables sobre la mesa y nos dimos cuenta que la Amazonía cumplía todas las condiciones. Es un lugar lleno de recursos, es el pulmón verde del mundo, atraviesa 8 países, alberga gran biodiversidad, pero al mismo tiempo es el hogar de las poblaciones más vulnerables. Ahí dijimos: esto es algo que tenemos que cambiar”.

Ciencia a flote

Para hacer posible este sueño, se reciclará una barcaza de aproximadamente 300 m2, donde se implementará una cobertura que mezcle materiales locales, como maderas, lianas y palma, con herramientas digitales para crear superficies óptimas que resistan el asoleamiento, y brinden protección contra las lluvias y el viento.

El Fab Lab Flotante del Amazonas tendrá una tripulación fija de 12 personas y una tripulación dinámica de 20, que incluirá investigadores, profesionales y personas que estén desarrollando una innovación en relación con la Amazonía y requieran hacer uso del fab lab.

Para una siguiente etapa se desarrollará una infraestructura que será como un puerto múltiple con embarcaciones que se moverán conjuntamente, pero que también puedan desprenderse para realizar investigaciones en áreas específicas. “Será como una nave nodriza de conocimiento flotante”, resume Benito.

El proyecto, que tiene un 40% de avance, plantea 5 ejes de acción y contará con un equipo interdisciplinario proveniente de todas partes del mundo. El primer eje es la educación inclusiva, orientado a brindar talleres de fabricación digital y biología sintética para niños. El segundo, es el de infraestructura, que buscará brindar solución a los problemas de vivienda y energía de las comunidades de la selva. El tercero, es el de producción sostenible, que buscará brindar un valor agregado al aprovechamiento de las materias primas locales. El cuarto, es el de patrimonio cultural y natural, orientado a la conservación de especies, legado cultural y monitoreo ambiental. Finalmente, el quinto eje se ocupará de desarrollar proyectos sobre conservación de la biodiversidad y seguridad alimentaria para las comunidades de la selva.

“Actualmente estamos buscando financiamiento para acondicionar la barcaza. Pero eso no nos detiene. Hay investigaciones que ya hemos estado avanzando, como la impresora de frutas, para que los niños puedan imprimir la fruta que quieran, con la forma que quieran, con los nutrientes que necesiten. Luego de ingresar tus datos de requerimiento nutricional, una máquina con una especie de estómago artificial procesa y sintetiza los nutrientes y los imprime con la textura y el sabor que has seleccionado”, explica Benito, como si estuviera contando una película de ciencia ficción.

Los fab labs y la cuarta revolución

Existen muchas formas de hacer una revolución. Para Benito, la importancia de los fab labs es el acercamiento de la tecnología a la gente, con la posibilidad de que puedan crear o imprimir sus sueños en sus propias casas. “Un fab lab te permite apropiarte de la tecnología y ejercer tus libertades, porque pasas de ser un consumidor del mercado a ser un creador. Esa es la verdadera revolución”, sostiene.

Adicionalmente, el Fab Lab Flotante ha desarrollado una metodología colaborativa, denominada Simbiocreación, que permite crear productos a partir del aporte de todos los participantes. “Por ejemplo, en un taller que tuvimos con 200 niños en un albergue de Mazamari, querían hacer un robot que interpretara los sonidos de los animales para convertirlo en palabras. ¡Un traductor de animales! Ahí es cuando te das cuenta de la calidad de ideas innovadoras que hay en la Amazonía y que requieren un empujoncito de la tecnología para hacerlas realidad”, nos cuenta.

Asimismo, el proyecto podrá contribuir al ejercicio de la ciudadanía ambiental, en la medida que los estudiantes y las comunidades puedan fabricar sensores de monitoreo para medir la calidad del agua, del aire, el número de especies, etc.

Benito, soñador que vivió sus primeros años en la selva central afectada por el terrorismo de los 80, cree firmemente que la Amazonía es un lugar de oportunidades donde se deben desarrollar proyectos de este tipo, del más alto nivel, y no solo los típicos programas de ayuda social enfocados en la sobrevivencia. “Queremos darle a la gente la oportunidad de crear su propia tecnología, de acuerdo a sus propias potencialidades y necesidades. No queremos darles la solución, queremos darles la oportunidad de crear sus propias soluciones”.

Finalmente, el investigador enfatiza que no es la tecnología la que generará el gran cambio, sino lo que decidamos hacer con ella, y cómo la aplicamos para mejorar la sociedad. El objetivo de los fab lab no es que la gente tenga sus impresoras 3D en casa y se ponga a producir llaveros, sino que nos atrevamos a crear innovaciones sostenibles y que podamos convertirnos en ciudadanos científicos comprometidos. Después de todo, de eso se trata la gran revolución, si lo podemos soñar, lo podemos crear.

Benito Juárez:

Se inspiró en Satipo, lo diseñó en el MIT

Benito Juárez Vélez tiene 39 años y nació en el Callao, pero vivió hasta los 9 años en Satipo, la selva fue su primer laboratorio. Tuvo que regresar a Lima por causa del terrorismo, lo que lo marcó para combatir la exclusión y fomentar el desarrollo de oportunidades en la selva. Estudió arquitectura en la Universidad Nacional de Ingeniería y fue reconocido como el Mejor Arquitecto Joven Peruano del 2004. Fue profesor en la UNI y en la PUCP y en el 2009 participó del Fab Academy de Barcelona gracias a una beca otorgada por el Massachusetts Institute of Technology (MIT). En el 2010 regresó al Perú para apoyar la implementación del primer laboratorio Fab Lab en la UNI, y desde entonces ha colaborado con la implementación de más de 10 fab labs en Perú y Latinoamérica. Habla inglés, francés y asháninka, y ha sido confundador de Innovative School miniMAX y de Nutrigene. Actualmente es el Presidente de Fab Lab Perú y persigue sus sueños de seguir innovando y facilitar que todos podamos crear en libertad y con igualdad de oportunidades.

¿Qué es un Fab lab?

Fab lab es el acrónimo de Fabrication Laboratory. Su historia empieza en el 2001, en el Center for Bits and Atoms (CBA) del Massachusetts Institute of Technology (MIT), donde surgen como talleres de fabricación digital y biología sintética, donde se puede construir casi todo. Lo que los hace revolucionarios es que se enfocan en la creación a escala personal o local, más que industrial. Es decir, buscan acercar la tecnología de la fabricación de objetivos a la gente, promoviendo así la democratización tecnológica y el trabajo colaborativo. Actualmente existen 18 fab labs en Perú, ya sea en universidades, centros de investigación o startups con enfoque innovador. Si quieres conocer más, visítalos en sus redes: http://fab.pe/ , https://www.facebook.com/fablabperu/. Puede haber uno cerca a ti.

One comment

  1. Genial, un gran avance y en el lugar quizás menos pensado. La Amazonía es una de nuestras mayores riquezas. Linda Nota. 👍

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s