Señora Innovación

Al hablar sobre innovación en el Perú, todos los caminos conducen a Inés Carazo, ex Coordinadora Nacional de la Red de Centros de Innovación Tecnológico Peruano (CITE’s) del Ministerio de la Producción.

Licenciada en Física, con una maestría en Economía y una especialización en Energías Renovables no convencionales por la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), Inés es una revolucionaria pura y dura. Nació en argentina en 1942, y en los años 70, después de terminar la universidad, se unió al movimiento guerrillero de los Montoneros, lo que le valió persecuciones, secuestros y torturas que terminaron con su llegada al Perú, donde empezó una nueva vida. Una vez aquí, Inés emprendió una revolución diferente, donde las ideas desplazaron a las armas. En los años 90’ lideró las primeras iniciativas para incentivar el desarrollo de la innovación desde el Estado, que desencadenó en la creación del primer centro de innovación tecnológica del país. Después vinieron otras políticas, proyectos y cátedras que la han convertido, en opinión de muchos, en quien más sabe sobre innovación en el Perú.

A continuación, Inés Carazo nos hace un diagnóstico de las políticas públicas que se han aplicado en nuestro país en materia de innovación; los aciertos, los errores y la agenda pendiente.

¿El Estado Peruano ha cumplido su papel como promotor de la innovación?
Primero que nada, tengamos claro que la innovación es el cambio de productos y procesos, de formas organizacionales o de comercialización, con éxito en el mercado. Pues bien, en el año 1998, se lanzó el primer Centro de Innovación Tecnológica (CITE), dedicado al cuero y calzado, en Caquetá. En el año 2000 el Congreso de la República dio la Ley de Centros de Innovación Tecnológica, y se crearon otros dos CITES: el de madera en Villa el Salvador, y el vitivinícola. Aunque actualmente contamos con 46, en muchos casos se privilegió aumentar la cantidad, y no la calidad; “a veces el “para” se olvida, y nos quedamos en el medio; en tener una infraestructura mal hecha, sin cumplir los estándares de calidad. Pero son un instrumento de política pública.

Además de los CITEs, ¿se crearon otros instrumentos?
Un segundo instrumento fue el “Bono Mype”, creado para que las empresas tuvieran un incentivo para capacitarse o recibir asistencia técnica en los CITEs, pero duró poco. En el año 2001, el gobierno de Toledo decidió transferir las Pymes del Programa Microempresa de Produce, al ministerio de Trabajo. El entonces ministro Fernando Villarán le dio el manejo del “Bono Pyme” a una ONG, lo que generó fuertes críticas y terminó por desaparecer el programa.

Luego vino el financiamiento de proyectos…
En los fondos concursables sí se avanzó. El primero fue Inca-Agro, en Agricultura, que ayudó mucho a la innovación agraria. Luego, hacia fines de los 90’s se presentó una propuesta al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pera que financiara un programa de innovación con énfasis en Mypes, pero el entonces presidente del BID le dijo al ministro del entonces MITINCI (hoy Ministerio de la Producción ó PRODUCE) que como era un endeudamiento, lo tenía que presentar el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF)… Y esto ocasionó que recién en el 2007 -más de 8 años después- se pusiera en marcha lo que hoy se llama “Innóvate Perú”.

Entonces la pelota la tiene PRODUCE y no el Concytec (Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica).
Concytec fortalece se fortalece durante el gobierno de Humala, con el Fondecyt, que es el Fondo Nacional de Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación Tecnológica. Simultáneamente se avanzó en fondos concursables, esta vez del Banco Mundial, para Concytec, INIA (Instituto Nacional de Innovación Agraria), PENIA (Plan Estratégico Nacional de Investigación Ambiental) y el PNIPA (Programa Nacional de Investigación en Pesca y Acuicultura). Son varios fondos pero se ha logrado una buena coordinación entre todos, nos reunimos normalmente una vez al mes.

¿Y ahora cuál es el foco?
Hace unos días hubo una reunión en Innóvate presidida por Concytec, para ver el tema de desarrollo de la I+D+I en las regiones. Hay un fondo importante de la Unión Europea para promover al menos diez agencias de desarrollo de innovación, y este año esperan empezar con Tacna, Trujillo y San Martín. Una iniciativa empezada por Meche Araoz y firmada por Cesar Villanueva.

En medio de estas idas y venidas, ¿como calificaría al Perú en materia de innovación?
Si bien es cierto que tenemos un conjunto de instrumentos de política pública, si comparo al Perú con otros países como Israel o China, que destinan el 4% de su PBI a I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación), pues estamos muy mal, porque Perú invierte menos de 0.2%, con relación a su PBI.

¿Y en relación a otros países de la región?
En algún momento la región firmó el compromiso de llegar a 2%… Los que más invierten son Brasil, Mexico y Argentina. Colombia viene subiendo también, pero el promedio en América Latina es 0.6% Creo que ninguno está superando el 1%. Perú pretende entrar a la OCDE y esa va a ser una de las cosas que le van a pedir. Mercedes Araoz, quien ha sido ministra de la Producción, lo sabe muy bien. Pero bueno, hay instrumentos… Puedes ver el vaso medio vacío si te comparas con los que realmente invierten, o medio lleno si ves que en el año 2000 no teníamos ningún fondo concursante. Digo, ¡veamos que algo se está haciendo!

El claroscuro de los fondos

Hablemos de resultados. ¿Los proyectos financiados con estos fondos han tenido éxito?
Llevamos 11 años de esto, con algunas experiencias interesantísimas. Piura no tenía uva. Un proyecto seleccionado por “Innóvate” comenzó a desarrollar uva sin pepa, y ahora Piura es el primer exportador de uva sin pepa, entonces hay proyectos que sí han tenido un impacto considerable en el mercado y el empleo. También está el proyecto de los moto taxis eléctricos, desarrollado en Pucallpa; si se hubiera quedado en el prototipo inicial -que encima era feo-, quizás no hubiera pasado de eso. Pero gracias al fondo que obtuvo de “Innóvate”, pudo mejorarlo y la empresa ya cuenta con 20 unidades que alquila a 40 soles el día, aunque la recuperación de la inversión va a ser lenta. Pero si hubiera una política pública para promover la transición hacia los mototaxis eléctricos que no hacen ruido ni contaminan como los otros, sería distinto.

Mototaxis eléctricos: los puedes cargar en el enchufe de tu casa durante 4 horas y tienes 60 kms de autonomía.

Pero las políticas de promoción que viene dictando este Gobierno no se pueden aplicar. Subió el impuesto a la importación de vehículos que operan con combustibles fósiles y bajó el de los autos eléctricos, ¡pero la norma no permite importarlos!
Es que se necesita modificar la legislación. El presidente de Electrosur no pudo importar un auto eléctrico porque los aranceles se determinan según el número de cilindros que tienen los autos a motor de gasolina o gas, pero los autos eléctricos no tienen cilindros. El Ministerio de Economía hizo su parte y ahora le toca el turno al Ministerio de Transportes… A veces al Estado le cuesta hacer estas coordinaciones.

¿Qué proyectos deberían estimular estos fondos, que no estén estimulando?
Hay pocas experiencias de innovación vinculadas al uso de energías renovables.Y en regiones, el uso de renovables es fundamental. Acabo de estar en Iquitos, donde ví que la mayor empresa exportadora de paiche tiene que tener un grupo electrógeno, ¡y el grupo electrógeno contamina!

Pero además, la electricidad que consume Loreto actualmente se produce en una planta termoeléctrica que opera con diesel.
¡Por eso! Conocí a una persona que quiere hacer un proyecto de vida sostenible en el Amazonas, y ha montado una casa en el desembarcadero del malecón de Iquitos. Ella quiere usar esa casa como un centro para promover el uso de energías renovables, el tratamiento del agua del río, quiere hacer una balsa flotante con las botellas que la gente tira y han invadido el Amazonas… Pero lo que ve, a cada rato, ¡es que los funcionarios públicos con los que trata le quieren pedir coima!

¿Entonces qué hace falta para también impulsar la innovación desde los privados?
Nuevos marcos legales, promotores. A veces las normas existentes son un obstáculo.

Algunos piensan que la innovación es para países como China, Japón o Estados Unidos, que lideran el desarrollo tecnológico.
Hace pocos días tomaron (funcionarios del programa Innóvate) una decisión sobre los clusters, que considero equivocada. Decidieron no apoyar un cluster de fabricación digital, bajo el criterio de que Perú no exporta nada digital. Se aprobaron los clusters vitivinícola de Ica, y de banano en Piura, y eso está muy bien, pero no debía dejarse de lado lo otro. Lo que se viene en el mundo ahora es la Industria 4.0, y el Perú no tendría por qué quedarse fuera de eso.

¿Perú tiene condiciones para destacar en ese rubro?
Sí, claro. Varios innovadores peruanos vienen ganando premios internacionales en proyectos digitales. ¡Claro que Perú podría entrar a la revolución de Industrias 4.0 y no quedarse en exportar materias primas! Hace unos días recibimos la gran noticia de que un grupo de estudiantes de la UNI ganó el concurso mundial de programación de “HackerRank”, superando a los participantes de Rusia, China, Estados Unidos, etc.

Perú exporta materias primas, así que las ganancias que se derivan del valor agregado que se les puede dar, se las llevan otros países…
Debemos enfocamos en nuestra capacidad de desarrollar tecnologías para dar valor agregado a las materias primas. Por ejemplo, el aguaje tiene betacaroteno, una sustancia con la que podemos producir el mejor protector solar del mundo, pero las grandes empresas cosméticas del mundo no quieren que les mandemos el fruto, no quieren tener que descascararlo, molerlo, etc… Quieren polvo de aguaje, entonces tenemos que buscar ese camino de comercialización. L’Oreal está usando la quinua para hacer cremas exfoliantes, ¿y quién lo desarrolló? Una química peruana que no puede dar clases en la Católica porque tiene 76 años igual que yo (la nueva Ley de Educación prohibe dictar cátedra a personas mayores de 70 años). ¡Es absurdo! Entonces, el Perú sí ha avanzando en términos de innovación, pero falta mucho por hacer. Y por cambiar. Y también hay que dejar de ver lo nuevo como una amenaza.

Si comparo al Perú con otros países como Israel o China, que destinan el 4% de su PBI a I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación), pues estamos muy mal, porque Perú invierte menos de 0.2%, con relación a su PBI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s