Moda por los bosques

Por Jackeline Reyes|

Zapatillas salvan más de mil hectáreas de bosque amazónico en Perú |

Cerro de Pasco, Puerto Bermúdez, 2015. Armando y Cristian subieron al monte y vieron desde la cima el valle quemado, sin árboles, sin vida. Sus entrañas se removieron. El cauchero ashaninka y el administrador limeño compartieron en ese instante un mismo deseo: parar de una vez con la destrucción de los bosques. “Fue como llegar a tu casa y ver todo destruido. Armando tenía una mirada de rabia y tristeza. Creo que allí, en medio de la impotencia, nació Evea”, nos cuenta Cristian, quien enfatiza que la venta de zapatillas sostenibles es solo la excusa para lograr un fin mayor, salvar la Amazonía.

Cada año en Perú perdemos más de 120 mil hectáreas de bosque debido a la tala indiscriminada, la minería ilegal, la producción de carbón, e incluso, la agricultura. Sin bosques, no solo se pierden ecosistemas enteros sino que se incrementa la contaminación, pues no hay suficientes árboles para absorber el CO2. Según el Ministerio del Ambiente, la deforestación representa el 47% del total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en nuestro país. Por ello, si queremos cumplir el Acuerdo de París, de reducir el 30% de nuestras emisiones para el 2030, la protección de los bosques debe constituir nuestra principal estrategia.

Caucho liberador

La industria textil es la segunda más contaminante luego de la petrolera. Por ello, la moda sostenible es parte clave para alcanzar la sostenibilidad.
Una de las principales iniciativas para reducir la deforestación es promover el uso sostenible de los recursos del bosque. Con este objetivo nació Evea Eco Fashion, una empresa social de moda sostenible que se dedica a la producción de zapatillas y accesorios hechos en base al caucho vegetal que se extrae de la shiringa, árbol milenario de la Amazonía. De este modo, las comunidades de la selva han dejado de vender o alquilar sus tierras a los taladores porque prefieren extraer la savia de los árboles sin talar, generando ingresos al mismo tiempo que protegen los bosques.

“Digamos que la conservación les sale a cuenta. Antes ellos vendían un kilo de caucho vegetal a 5 soles, hoy nosotros les compramos a 15. Si bien el margen de ganancia no es tan alto como para que puedan vivir del caucho, lo importante es que han encontrado un medio de vida que les permite tener dinero sin destruir su hogar”, indica Cristian Gutiérrez, cofundador de Evea.

Este emprendimiento, que fue galardonado como la Mejor Empresa Latinoamericana en la Categoría de Producción y Consumo Responsable en los Premios Latinoamérica Verde 2017, trabaja actualmente con 17 familias de la etnia awajún y 4 de la etnia ashaninka. Su propuesta de calzado sostenible está permitiendo que estas comunidades superen la trágica historia del caucho en el Perú, que les causó muerte y esclavitud el siglo pasado, pero que hoy es sinónimo de liberación y oportunidad.

Amazonía innovadora

Sin embargo, el éxito de Evea no ha sido fácil. Luego de descubrir el potencial de la shiringa, se dedicaron casi dos años a investigar y perfeccionar del uso del latex, primero como láminas de caucho y luego como biotextil, con el que inicialmente produjeron carteras. Se realizaron pruebas de resistencia y durabilidad, y llegaron a la conclusión de que era más eficiente usar el caucho para fabricar suelas de zapatillas, que para hacer accesorios. Además, el calzado sostenible era un nicho casi virgen en Perú y el interés por productos sostenibles iba creciendo en la generación millenial.

La empresa también se ha preocupado por fortalecer su red de aliados y en consecuencia, la marca. El caucho de Evea proviene de dos zonas de amortiguamiento de Áreas de Conservación Comunal, una en la provincia de Condorcanqui en Amazonas, y la otra en Puerto Bermúdez, en Pasco. Por esta razón, el Servicio Natural de Áreas Protegidas (Sernanp) los ha reconocido con el sello de “Aliados por la Conservación”, desarrollado para promover la producción y comercialización de productos provenientes de zonas protegidas.
Evea ha ganado 8 premios y reconocimientos.

Asimismo, la empresa forma parte de la Asociación de Moda Sostenible del Perú, y la flamante Red de Empresas Sostenibles del Perú. Es decir, que vivimos el nacimiento de un ecosistema de empresas peruanas que priorizan la innovación y la sostenibilidad inclusive por encima de la rentabilidad. Como indica Gutiérrez, “el Perú siempre ha sido innovador, muestra de ello es Moray, los acueductos de Nazca, Pedro Paulet! Lo que hace falta es integrar la ciencia con el mercado.”

Actualmente Evea continúa con su proceso de investigación y planea desarrollar nuevos productos, como correas, juguetes, mats de yoga y materiales para construcción. Su público objetivo está compuesto por millenials y veganos del mercado peruano, aunque también hacen envíos al extranjero. A futuro planean abrir una tienda en Berlín, una de las ciudades más importantes para la comunidad vegana y ambientalista a nivel mundial.

Sin duda, el éxito de empresas como Evea no solo se mide en utilidades, sino también en cantidad de áreas de bosque protegido, emisiones de carbono capturadas y comunidades de la selva con una mejor calidad de vida. Todo un árbol de intangibles con frutos sostenibles.

¡Camina con los bosques!

Visita a Evea en su web y redes sociales:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: